En Español: La expedición Balmis – España y la Primera Campaña de Vacunación Internacional

Siempre se habla de Jenner y su crucial aportación a la medicina. Todos lo conocemos, pero no todos saben lo que pasó antes: que una mujer, Lady Mary Montagu, inoculó la viruela a sus hijos siguiendo una práctica extendida desde hacía siglos en Asia y que conoció durante su estancia en Turquía, causando un escándalo sin precedentes en la encorsetada alta sociedad británica.

La inoculación de la viruela venía de lejos. Sabemos que en China o India era frecuente, pero hasta que se conoció en Occidente fue como si no existiera. La historia es así.
Tras las reticencias habituales, dado que se partía de pústulas de un animal (la vaca), la vacunación se aceptó y generalizó, pero los primeros que supieron ver su potencial al nivel que merecía fueron los españoles. El Imperio español desplegó sus recursos y organizó la considerada como primera expedición médica humanitaria con el fin de vacunar a la población española de ultramar.

Encontramos dos importantes protagonistas al comienzo de esta epopeya: el rey Carlos IV -su hija María Teresa murió a los tres años de viruela- y el médico militar Francisco Javier de Balmis. Balmis era buen profesional y estaba al día, pues conocía las investigaciones de Jenner y había traducido al castellano el tratado sobre la vacunación del francés Jacques-Louis Moreau de la Sarthe.

Balmis propuso y la Corona Española dispuso. Se trataba de un proyecto tremendamente ambicioso que llevaría varios años y permitiría extender la vacunación de la viruela –ya establecida en España- a América y Filipinas, llegando también a Macao (de la Corona Portuguesa) y China. El propio Balmis dirigiría la empresa, hoy conocida como Expedición Balmis.

Se transportaría el virus y cientos de ejemplares del tratado de Moreau para formar a los profesionales sanitarios de las recién creadas comisiones de vacunación, pero surgió una cuestión crítica: ¿cómo transportar el virus? De la única manera posible, vivo, y para ello necesitaban portadores.

En la actualidad nos resulta una idea chocante, pero no había otra manera. Necesitaban llevar por un lado enfermos y por otro personas sanas que enfermaran cuando los primeros comenzaran a superar la enfermedad. Para ello, viajaron con Balmis 22 niños huérfanos junto con su cuidadora, Isabel Zendal, y su hijo. Zendal es hoy día reconocida por la OMS como la primera enfermera en misión internacional.

La corbeta María Pita partió de La Coruña en 1803, hizo escala un mes en las Islas Canarias para vacunar a la población y llegó al Caribe en febrero de 1804. La sorpresa fue mayúscula al encontrar que la vacunación ya había llegado a Cuba gracias al médico local Tomás Romay.

En Venezuela la expedición se dividió y el segundo de Balmis, José Salvany y Lleopart, marchó a Nueva Granada (Colombia) y al Virreinato del Perú (Perú, Chile, Bolivia y Ecuador). Salvany, pasó siete años vacunando por esos territorios. Un periplo que le terminaría costando la vida.

Balmis viajó a Nueva España (México), fletó un nuevo buque y cruzó el Pacífico hasta las Islas Filipinas. Tras cumplir su misión allí, parte de la expedición volvió a Acapulco y Balmis continuó hasta China para seguir vacunando con apoyo de portugueses e ingleses para finalmente regresar a España en el verano de 1806, desde donde intentó que los niños que partieron de La Coruña volvieran a España, pero no lo consiguió. La inestabilidad generada por las Guerras Napoleónicas lo impidió y ninguno volvió. Tampoco Isabel Zendal ni su hijo, cuya pista se perdió.

La Expedición Balmis fue un éxito sin precedentes, logrando vacunar a decenas de miles de personas por medio mundo en una época en la que las enfermedades infecciosas campaban a sus anchas. La hazaña de Balmis, del que conmemoramos el segundo centenario de su muerte, es poco conocida, pero inolvidable…

(Basado en el libro Vacunando)

Luis Marcos Nogales

Author: Luis Marcos Nogales

LUIS MARCOS NOGALES nació en Salamanca en 1976. Licenciado en Farmacia por la Universidad de Salamanca, cursó el Máster en Industria Farmacéutica y Parafarmacéutica del Centro de Estudios Superiores de la Industria Farmacéutica (CESIF) en Madrid. Allí trabajó durante varios años en los departamentos de Producción y Garantía de Calidad de un laboratorio farmacéutico. Actualmente ejerce como farmacéutico comunitario en Salamanca con especial dedicación a la formulación magistral. Es vocal en la junta directiva de la Sociedad Española del Medicamento Individualizado (LASEMI), colabora activamente con la Facultad de Farmacia de Salamanca y es docente en un máster. Publicó en 2016 el libro Epopeya farmacéutica: la Farmacia en el Mundo Antiguo con ilustraciones de Íñigo Ansola, obra premiada por la Academia de Farmacia de Castilla y León.

Leave a Reply

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.